¿Puedo tener un perro?

Una guía para saber si estás preparado para tener una mascota canina. 

Si estás pensando en tener un perro por primera vez, llegaste al lugar correcto. Incorporar un perro a tu familia sin dudas te hará muy feliz, pero primero es importante que tengas en cuenta la responsabilidad que esto implica. Estos animales, además de las necesidades básicas de higiene, alimentación y salud, necesitan dar largos paseos, hacer sus rutinas de entrenamientos y de educación; por eso es que sus dueños deben contar con paciencia y tiempo para dedicarles. Ocurre muy a menudo que creemos saber todo lo que el cuidado de esta mascota implica, pero no nos detenemos realmente a pensar en detalle en cada uno de los aspectos. Por eso mismo, sostenemos que antes que dar cualquier paso, es necesaria una reflexión profunda sobre el tema. 

Siempre tenemos que dedicar un tiempo previo a reflexionar sobre por qué queremos tener un perro y si es el momento adecuado. 

¿Querés saber si estás listo para aceptar el compromiso de tener una mascota? A continuación presentamos una guía de preguntas que apuntan a ayuadarte a saber si estás preparado: 

¿Por qué querés un perro? Es fundamental no tomar decisiones impulsivas. Si tu respuesta a esta pregunta es “no lo sé”, o “porque todos tienen uno” no deberías apresurarte, y pensarlo un poco más. 

¿Tenés hijos? Si es así, ¿cuántos años tienen? Es posible que tengas que tomarte un tiempo para educar a tus hijos pequeños sobre cómo deben comportarse con un perro. 

¿Generalmente pasás mucho tiempo fuera de casa? Es probable que trabajes tiempo completo y pases todo el día afuera, en cuyo caso recomendamos preguntar a familiares o amigos si ellos podrían cuidar a tu nueva mascota, especialmente durante las primeras semanas, para revisar que no le falte agua, sacarlo a pasear, y ayudarlo a que se adapte al nuevo ambiente en los horarios en los que vos no estás en tu casa. 

¿Viajás mucho? Si solés ausentarte por viajes, pensá si tu perro te acompañará cada vez o si, al contrario, lo dejarás con alguien en casa. Nuestra recomendación es que pactes de antemano con quién podría quedarse o quién  lo cuidaría en caso de necesitarlo.

¿Podés financiar sus necesidades? En este punto, tené en cuenta gastos como el veterinario, medicamentos, alimento, accesorios, aseo y demás. 

¿Tenés el tiempo necesario? Esta es una de las principales preguntas que tenés que hacerte. Entrenarlo, cuidarlo, hacerle compañía, ayudarlo a adaptarse a un nuevo hogar, todo ello requiere de tu tiempo y por eso es importante que sepas si vas a poder brindárselo. 

¿Tu hogar es seguro? No existe un solo tipo de entorno adecuado para un perro. Sea cual sea el ambiente, lo fundamental es que sea seguro para tu mascota ya que no debe asociar el lugar en el que vive con algún miedo o alguna sensación desagradable. Además, si bien en un principio tu perro no debe pasar largas horas solo, también tiene que aprender a estar tranquilo cuando su dueño no esté en casa y, para ello, es esencial que vea a la casa como un espacio seguro. 

Desde que llegue a nuestro hogar, debemos estar siempre para él, por mucho que nuestra vida cambie. 

Teniendo todo esto en mente podés conocer el panorama general de lo que implica el compromiso de sumar a un perro a tu vida. Sin embargo, hay algo que no podemos explicar con  palabras: la felicidad única de tener un fiel compañero. Si creés que cumplís con todos los requisitos y estás 100% preparado/a, esta es la señal que estás buscando para dar el paso: ¡hacelo! No lo dudes más, empezá a buscar a tu próxima mascota. Te lo advertimos: te vas a enamorar desde el minuto uno.