Pulgas y garrapatas: nuestras enemigas.

Llegó el momento de hablar de uno de nuestros principales problemas: las pulgas y garrapatas de nuestras mascotas. Pero tranquilo, hoy venimos a darte toda la información para que te olvides de una vez por todas de este problema. Las pulgas y las garrapatas son dos de las plagas más frecuentes en perros y gatos; les causan picazón, irritación e incluso alergias en la piel. El rascado o el mordisqueo constante es la principal señal de que un perro tiene pulgas. Sin embargo, hay algunas formas que pueden ayudar a prevenirlas y te las contamos a continuación.

8 tips para prevenir pulgas y garrapatas 

1. Un entorno limpio: la limpieza del espacio por los que tu mascota circula es muy importante. Mantené los lugares siempre limpios y desinfectados: limpiá su cama, juguetes, platos, correas y accesorios. 

2.  Cepillado: el pelo sucio y enmarañado es el hábitat ideal para estas plagas. Una rutina de cepillado permite detectar, prevenir y controlar la presencia de pulgas y otros parásitos.

3. Evita las zonas de mayor riesgo de contagio: los paseos por lugares poco higiénicos, como zonas abandonadas o con demasiada basura, no son recomendables ya que en estos espacios hay altas probabilidades de contagio.

4. Chequeos después de cada paseo (perros): al volver de los paseos, revisá a tu mascota atrás de sus orejas, en los pliegues de su piel, así como en axilas, cabeza y panza, ya que son lugares comunes en los que se esconden tanto pulgas como garrapatas.

5. El baño es esencial (perros): para mantener una buena higiene de tu perro, procurá bañarlo con regularidad. Recomendamos el uso de shampoo y jabones especiales para eliminar o prevenir estos parásitos. Consulta con un especialista de acuerdo a la raza y pelo de tu perro cada cuánto debe ser bañado.

6. Limpieza de oídos: deben permanecer limpios y procura hacerlo con cuidado. Consultá con tu veterinario de confianza la mejor forma de limpieza. 

7. Visitas al veterinario para un chequeo: Recordá que el mejor aliado en una situación de pulgas y garrapatas es el profesional, ya que no solamente te ayudará a detectar parásitos sino que también te recomendará remedios para combatirlos sin poner en riesgo la seguridad de tu mascota.

8. Pipeta: la verdadera salvadora: Este es el producto que más efectividad tiene ante la prevención de pulgas y garrapatas. Se trata de un producto antiparasitario externo que se coloca una vez al mes, y tu mascota queda protegida por esos 30 días. Es sencillo de aplicar, solo tenés que recordar aplicarla todos los meses. 

La mejor manera de asegurarte de que un perro o gato esté saludable es la prevención constante.Asegurate de conseguir todos los productos necesarios para la lucha contra pulgas y garrapatas en nuestro PetMall: pipetas, shampoo y jabones especiales, son los que mejores resultados brindan tanto para prevenir como para eliminarlas. 

Convivencia pacífica entre perros y gatos. ¿Es posible?

¿Pueden gatos y perros convivir en armonía en un mismo hogar? ¿Qué pasa cuando queremos sumar una mascota a nuestra familia, pero ya tenemos otra en casa? Todos hemos escuchado alguna vez el falso mito de que gatos y perros se odian, que son enemigos naturales. Pero esto lejos está de ser verdad. Gatos y perros pueden tener una convivencia pacífica e, incluso, ser muy buenos amigos. Sin embargo, debemos ser pacientes y tener los cuidados necesarios para ayudarlos a que se adapten el uno al otro. Spoiler alert: no hay truco de magia, la convivencia perfecta no se obtiene de un segundo al otro, pero con paciencia, dedicación y estos consejos, podés lograrlo. 

1. Primer encuentro: la presentación 

Este es un momento crucial tanto para el gato como para el perro, por eso tenemos que intentar evitar la sobreexcitación para que ambos se muestren tranquilos. Normalmente, la nueva mascota llega a un territorio “ya conquistado” por el otro. Por eso, hay que ser especialmente sensibles con este primer contacto. Lo importante es que, al conocerse, ambos animales puedan olerse y mirarse. Ese es el objetivo principal. Si cuando se acerquen ves que están tranquilos, dejá que interactúen. Pero si notás que alguno de los dos se muestra arisco o tenso, lo mejor es separarlos por un rato. De  todas formas, ¡no te preocupes! Este comportamiento es muy habitual, solo tardarán un poco más de tiempo en aceptarse.

Para que el primer encuentro sea lo más agradable posible para ellos, y también para el dueño, recomendamos:

  • No alzar al gato en brazos, porque puede arañarte. De ser posible, cortale las uñas para que no lastime al perro de un rasguño. 
  • Que el espacio del encuentro sea un lugar amplio de la casa y, preferentemente, que el perro vaya atado. El gato debe tener la posibilidad de “huir” a refugiarse en alguna estantería o mueble. Los gatos suelen agobiarse con facilidad y mostrarse agresivos, por eso debe sentir que tiene la libertad de escapar de la situación.
  • Puede resultar muy útil que, al momento de la presentación, el perro esté cansado. Por eso sugerimos que antes del encuentro el perro haga su rutina de ejercicio o de un largo paseo. 

2. Premios

Una idea muy útil para trabajar la convivencia es juntarlos y, si se encuentran tranquilos y relajados, usar la voz a modo de incentivo (por ejemplo, felicitandolos con frases del tipo “¡muy bien!” y variantes) o darles a ambos una golosina o snack a modo de “premio”. Así, tus mascotas asociarán el encuentro a algo positivo.

3. Cada quien con su comida 

Es importante darles de comer en espacios separados y que cada uno tenga sus propios recipientes para comida y agua; de esta manera evitarás eventuales disputas por el alimento. Si con el tiempo crean una buena relación, ya no será necesario que coman en espacios distintos. Además, es fundamental que no permitas que uno coma la comida del otro. 

4. Duplicá los juguetes

Lo mejor es tener varios juguetes para que cada uno pueda elegir los suyos y, así, evitar que haya conflicto por celos o por posesión de estos objetos. El uso de juguetes es fundamental para el desarrollo y crecimiento tanto de gatos como de perros. Una de las razones por la que es importante que cada uno tenga los propios, es que gatos y perros tienen necesidades distintas. Los juguetes para gatos están pensados para canalizar su instinto cazador, mientras que los juguetes para perros los hacen sentir seguros a través de la sensación de posesión. (Dato de color: por eso no es buena idea intentar quitarle un juguete de la boca a un perro). 

5. La casa es para todos 

Si bien se recomienda que durante los primeros días las mascotas estén la mayor parte del tiempo en habitaciones separadas para vayan acostumbrándose de a poco a los olores, no es productivo tener la casa dividida de manera definitiva en dos zonas distintas, una para cada uno. Así, solo logramos que les resulte muy difícil tolerarse una vez pase el tiempo inicial de conocimiento y que les sea imposible convivir de manera pacífica. 

6. Respetar sus ritmos 

Es importante no forzar la proximidad física y dejar que ellos mismos se acerquen el uno al otro cuando se sientan cómodos. Por ejemplo, si alzás al gato en brazos y lo obligás a estar cerca del perro, provocarás que lo termine arañando o que ocurra alguna pelea. 

7. Y lo más importante: TIEMPO 

La convivencia pacífica entre animales siempre lleva tiempo, de a poco irán formando una buena relación. No en todos los casos se creará un vínculo fuerte, pero es importante incentivar a una buena relación de convivencia a base de respeto. 

Recordá:  que tengan unas primeras semanas difíciles no quiere decir que van a llevarse mal siempre. Enseñales a ser compañeros. 

En pocas palabras, lo más importante es cuidar de la educación de las mascotas desde el primer día de convivencia, tanto del recién llegado como del que ya vivía con nosotros. La paciencia es la clave, los cambios no van a ocurrir de un día para el otro y, si bien hay muchos casos en que los dos animales se convierten en mejores amigos desde el minuto uno, en muchos otros suele ocurrir que la buena convivencia tarda un poco más en llegar. Teniendo en cuenta estos consejos y dedicando un tiempo a su educación, gatos y perros pueden llegar a convertirse en grandes compañeros. 

Mascotas en tiempos de cuarentena: ¿cómo ayudarlos a sobrellevar los cambios?

Sin dudas, nuestros hábitos cambiaron radicalmente el día que comenzó el aislamiento social obligatorio como medida preventiva frente al COVID-19. Si bien de a poco todo va volviendo a la normalidad, no debemos olvidarnos que nuestras mascotas también están sintiendo todos estos cambios y definitivamente van a volver a sentirlos cuando retomemos la rutina habitual de forma definitiva. Por eso, creemos importante tomar algunas medidas para ayudarlos a atravesar estos meses durante la cuarentena y, a su vez, irlos preparando para cuando sus dueños ya no estén todo el día en casa junto a ellos. 

Cada mascota es única y puede tener reacciones diferentes frente a la situación actual,lo único que está a nuestro alcance es ayudarlos a que estos cambios sean lo más leves posibles para ellos. 

Más tiempo en casa

En mayor o menor medida, todas nuestras mascotas se vieron afectadas por la nueva dinámica que se vive en los hogares durante cuarentena. Si bien sus familias están todo el día en casa y tienen más tiempo para estar con ellos, eso no significa que sus hábitos deban alterarse drásticamente. Los animales sienten una mayor seguridad frente a actividades que se repiten a diario, por lo tanto, los expertos aconsejan no discontinuar sus actividades habituales que puedan seguir realizándose aún durante el confinamiento. 

Se recomienda a los dueños proponer juegos para hacer en casa con sus mascotas, actividades tanto físicas como mentales para que estén entretenidos y evitar que sientan estrés o ansiedad frente a los cambios dentro de casa. Algunos consejos a tener en cuenta para mantenerlas activas son los siguientes: 

  • Preparar distintos juegos, intentar no repetir siempre el mismo. 
  • No realizarlos de manera abrupta, mucho tiempo seguido. 
  • Planificarlos en pequeños períodos de tiempo, y repartirlos en tres o cuatro momentos del día. 

Por otro lado, es indispensable mantener los horarios de comida y, en medida de lo posible, respetar los paseos diarios. Si bien las largas caminatas son  mucho más cortas tanto en tiempo como en distancias, es fundamental que no pierdan el ritmo de esta rutina ya que los ayudará a distraerse, liberar estrés y hacer un poco de ejercicio. 

Por último, los expertos resaltan la importancia de estar atentos a las modificaciones en su comportamiento: identificar cambios de humor o síntomas de aburrimiento tales como travesuras, ladridos excesivos en el caso de los perros, o si mastican o arañan objetos con el fin de captar la atención de los dueños. 

Mantener la rutina, sumado a los juegos y actividades para gastar energía, ayuda  a bajar el estrés, la ansiedad y tensiones que puedan aparecer en nuestras mascotas. 

¿Y después? 

¿Cómo serán las cosas cuando todo vuelva a la normalidad? ¿Nos adaptamos fácilmente a la rutina? ¿Cambiará nuestro ánimo? Son solo algunas de las preguntas que todos nosotros nos hacemos. A pesar de que para todos va a ser extraño volver a nuestra vida normal, una vez más, no podemos dejar de tener presente de qué manera afectará este nuevo cambio en nuestras mascotas: ¿cómo van a sentirse cuando pasen de estar 24 horas con sus dueños en casa, a estar solos la mayor parte del día? 

Si bien, ahora que estamos más tiempo en casa, podríamos pasarnos el día entero jugando con ellos, es importante pensar en las consecuencias que un exceso del vínculo durante la cuarentena podría tener para ellos en un futuro. 

Los expertos explican que muchas mascotas sufren lo que se conoce como “hiperapego”, es decir, un exceso del vínculo con el ser humano. Por ello es importante comenzar a trabajar con ellos desde ahora para reducir la ansiedad o estrés que pueda provocar en ellos el momento de separación de sus dueños cuando el aislamiento termine. Se recomienda, en primer lugar, estar atento tanto a los síntomas mencionados anteriormente (aburrimiento o llamados de atención mientras hay gente en la casa), así como también a comportamientos extraños en los períodos en que sus dueños salen a hacer compras y quedan solos por un rato. 

Se propone, entonces, que durante la ausencia del dueño se prepare un entorno lo más agradable posible. Estas son algunas ideas para lograrlo:

  • Dejar música o el televisor prendido, así como algunas luces encendidas en distintos lugares de la casa. 
  • Dejar todos sus juguetes a su alcance para que, de sentir nervios o ansiedad, pueda entretenerse con ellos. 
  • Agua y comida en sus platos. 

Si tenemos en cuenta todos estos consejos, vamos a poder facilitar la adaptación de nuestras mascotas durante y después del aislamiento. Cuando retomemos nuestra vida de siempre, sugerimos incorporar estos nuevos hábitos y actividades en el día a día, y verán lo feliz que harán a sus mascotas. Amamos a nuestras mascotas y por eso hacemos todo lo que está a nuestro alcance para ayudarlos a transitar estos tiempos cambiantes. Al fin y al cabo, qué difíciles hubiesen sido estos últimos meses sin su compañía, ¿no?