Mascotas vs. invierno

¿Cómo ayudarlas a sobrellevar esta estación de la mejor manera?

Si bien su pelaje, tanto de perros como gatos, funciona como protección ante las bajas temperaturas, lo cierto es que muchas veces este abrigo natural puede ser insuficiente y el frío termina afectándolos más de lo que pensamos. Por eso creemos que es fundamental monitorear y controlar su estado físico durante los meses de invierno para poder detectar si tienen frí­o o no. 

A continuación presentamos algunos consejos para ayudar a cada uno a sobrellevar esta temporada de frío y asegurarte que tu compañero esté siempre cómodo y abrigado. 

¿Cómo identificar si mi perro tiene frío? 

Estos son algunos de los síntomas a los que tenés que estar atento:

  • Temblores
  • Somnolencia
  • Respiración lenta
  • Rigidez muscular o movilidad lenta y torpe
  • Resequedad en la piel

Sugerimos prestar especial atención a los síntomas y cuidados de cachorros, perros de edad avanzada y, sobre todo, aquellos que padezcan alguna enfermedad (en tal caso siempre es aconsejable ponerte en contacto con tu veterinario). 

En caso de que notes estos síntomas o si simplemente querés asegurarte de que tu mascota esté calentita, estos son algunas de las cosas que podés hacer para ayudarlo: 

Tips anti-frío para perros:

  • Regulá las horas de los paseos. Las bajas temperaturas pueden provocar que tu mascota se resfríe o que sus patitas se lastimen si se encuentran a la intemperie por períodos de tiempo prolongados. Por eso, los paseos deben planearse con anticipación, reducir su duración y evitar que sean durante los momentos más fríos del día como la mañana o la noche. 
  • Permití que pase tiempo y duerma dentro de la casa. Si tu perro suele dormir afuera, recomendamos que durante los días en que la temperatura sea más baja de lo habitual hagas una excepción y lo dejes entrar a casa. 
  • Si bien es preferible tener a tu mascota dentro de casa para no exponerlo al frío, se debe cuidar que no esté totalmente encerrado. Para ello, sugerimos mantener las rutinas de paseos y juegos al aire libre. 
  • Mantenelo siempre abrigado: con mantas o abrigos será más que suficiente. 
  • Revisá con frecuencia las almohadillas de tu perro, porque con el frío pueden agrietarse.
  • Cuidá su alimentación: es importante que mantenga su rutina de comidas. 
  • Evitá bañarlos con frecuencia. 

Con todos estos tips, tu perro ya está listo para enfrentar el invierno más abrigado que nunca. Ahora, ¿qué pasa en el caso de los gatos? 

¿Cómo sé si mi gato tiene frío? 

Tenemos estos tips específicos para los dueños de gatos. Estos son algunos de los síntomas a los que tenés que estar atento para identificar si tu gato tiene frío:

  • Dolor en las articulaciones
  • Falta de actividad. 
  • Se muestra más arisco por la incomodidad.
  • Tiene las orejas, la punta de la cola y/o las almohadillas más frías de lo habitual. 

Los gatos tienen su propia forma de combatir el frío: suelen buscar fuentes de calor, por ejemplo elegir sus lugares de descanso cerca de radiadores o chimeneas, o tumbarse en pleno sol. También es común que reaccionen al frío buscando lugares, posiblemente pequeños y cálidos para enroscarse. Sin embargo, muchas veces todo esto no es suficiente y es necesario que su dueño lo ayude a pasar el menor frío posible.

Tips anti-frío para gatos:

  • Mantené las cortinas abiertas para que entre el sol durante el día y ubicá su cucha junto a las ventanas más soleadas de casa. 
  • Una idea sencilla que ayuda a los gatos a mantenerse calientes durante la noche es usar una lámpara de mesa y debajo colocar un almohadón para que pueda acostarse a dormir allí.
  • Procurá que siempre tenga mantas cerca para poder enroscarse en ellas. 
  • Los abrigos para gatos son unos buenos aliados para ayudarlos a conservar su temperatura corporal y evitar los problemas de salud por la exposición al frío. 
  • Mantené tu hogar cálido. De todas formas, es importante estar atento a la humedad del aire, ya que la sequedad excesiva también resulta perjudicial para el sistema respiratorio de los gatos.
  • Revisá a tu gato después de sus paseos al aire libre para asegurarte de que no se haya mojado. Y si observas que su pelaje está húmedo, necesitarás secarlo muy bien con una toalla limpia. Para brindarle calor, puedes envolverlo en una manta o toalla limpia y tenerlo en tus brazos aprovechando el calor de tu cuerpo, o dejarlo reposar en su escondite o cucha. También es fundamental revisar que no se haya lastimado las almohadillas de las patas debido al frío del pavimento 

Con todo esto en mente, te asegurarás que tu mascota pase un invierno sin sufrir las bajas temperaturas. Lo importante, además de estos tips, es mantenerlos activos y respetar sus rutinas de paseos, comidas, ejercicios y sueño. Y, como siempre recordamos, no olvides que ante el menor indicio de malestar, es importante consultar con tu veterinario de confianza para brindarle la mejor atención posible. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *