La importancia del cepillado habitual de tu gato.

Cepillarle el pelo a tu compañero felino no es solo una cuestión estética para que luzca perfecto con un pelo brillante, sino que le aporta muchos beneficios para su salud: seguí leyendo para conocerlos.

Para empezar, y sobre todo en el caso de los gatos de pelo largo, un cepillado habitual evitará que genere bolas de pelo en el estómago ya que al peinarlo, estás eliminando el pelo sobrante y así tragará una menor cantidad cuando se lama. Por otro lado, te permite observar de cerca su piel para identificar posibles cambios en ella y de esta manera prevenir posibles malestares, pulgas, garrapatas o enfermedades. El cepillado también estimula la circulación sanguínea y hasta el tono muscular del felino. Y un plus: el pelo liso funciona como un buen aislante, por lo que si lo peinas con frecuencia, mantendrá mejor su calor corporal. Entonces, un cepillado habitual no solo se elimina la suciedad, la grasa y el pelo sobrante sino que también mejora notablemente el estado general de su piel. 

¿Cómo cepillarlo? 

Sugerimos tener un peine y un cepillo, ya que cumplen funciones distintas. Hay que prestar especial atención a las zonas de roce (cuello, axilas e ingle) ya que es ahí donde aparecen los nudos habitualmente. Primero hay que pasar el cepillo para eliminar los peores nudos. Recomendamos cepillar en ambos sentidos del crecimiento del pelo. Después, para asegurar que no queden restos de nudos, se pasa el peine suavemente. Es muy importante seguir este orden y no pasar el peine sin haber cepillado antes, ya que si tiene muchos nudos podrías hacerle daño.

Algunas recomendaciones 

  • ¿Cuándo empezar a cepillar a un gato cachorro? Se puede empezar a partir de aproximadamente los dos meses de edad. 
  • Frecuencia: si tu gato es de pelo corto puedes cepillarlo una vez a la semana. Si es de pelo largo, necesitará varias sesiones.
  • Pelo sobrante: puede ocurrir que al cepillarlo con frecuencia notes que quedan muchos pelos enganchados en el cepillo. De ser así, no tenés nada de qué preocuparte: son los pelos muertos excedentes. De todas formas, si ves que es una cantidad fuera de lo normal, siempre es mejor consultar a tu veterinario de confianza para que te saque las dudas. 

Si dudás sobre si a tu gato le gustará que lo peines con frecuencia o no, podés olvidarte de esa preocupación: estos animales disfrutan mucho de los masajes por todo el cuerpo. Lo mejor del momento del cepillado es que vas a poder crear un espacio en el que pasarás un tiempo exclusivo con tu mascota, fuera de distracciones. Él estará a gusto y saludable, ¡y vos vas a fortalecer el vínculo especial con tu mascota!  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *